EL LORO SABIO - VALOR LA LIBERTAD

EL LORO SABIO

Existió un loro muy hermoso. Su lomo era verde, el pecho tenía tonalidades anaranjadas y amarillas, y su cabeza azul estaba rematada por un pico café oscuro. Había viajado por todos los reinos de Asia. Su belleza lo había hecho popular y decenas de hombres deseaban tenerlo como mascota. Pero él prefería vivir libre en la jungla de Malasia.

Un día fue avistado por el riquísimo Maharajá de Jaipur, quien envió a su emisarios a entrevistarse con él. Tras prometerle grandes riquezas, lo convencieron de trabajar en el palacio. Bueno, trabajar era un decir. Pasaba todo el día aburrido en su espaciosa jaula de plata pura, escuchando comentarios de admiración. Aunque compartía los lujos, las comodidades y los manjares del Maharajá – incluso recibía su sueldo en forma de zafiros y esmeraldas – anhelaba la brisa de la costa, la posibilidad de extender sus alas sobre los plantíos de flores, sus divertidos juegos con las otras aves…

Un día solicitó una entrevista con el Maharajá.
  • Amo, quiero regresar a la selva ¿Puedes dejarme libre? – le pidió.
  • Aquí no te falta nada. Allá pasarás frío y calor, y te mojará la lluvia – respondió el Maharajá.

Ante su resistencia el loro sabio planteó fugarse. Aprovechando un descuido del lacayo que limpiaba a diario su jaula, se salió de ésta. Voló por las estancias del palacio y alcanzó la ventana mayor. Los servidores salieron a perseguirlo, pero nada pidieron hacer.

Pronto fue sólo un pequeño punto verde en la lejanía.

Cuando regresó a la selva, todos los animales le dieron la bienvenida.
  • ¿Y de qué vas a vivir ahora? – preguntaron los vecinos-
  • De mis historietas. Me dedicaré a contar todo lo que he visto. Quienes escuchen mis relatos podrán darme algo a cambio.

Así fue. Por las mañanas, el loro salía a volar a su antojo: no le importaban ni el calor ni los aguaceros. Todas las tardes llegaban a verlo ardillas, conejos y hurones.

Unos le llevaban semillas de girasol, otros le ofrecían brotes frescos de bambú y bayas silvestres.
A cambio, él les describía la vida en la corte del Maharajá, las puestas de sol en Tasmania, y su escape de la jaula de plata, entre cientos de aventuras.

Sus seguidores se pusieron de acuerdo para nombrarlo el poeta oficial del reino de la jungla. Allí vive feliz desde entonces.

Cuento malayo.

0 comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

 

Seguidores

Páginas Amigas

pedofilia-no.org EnCuentos.com - Cuentos Infantiles      Teatro, poemas, cuentos y libros de Milagros Oya      federacioneseditores

Cuentos infantiles Related Posts with Thumbnails    cuentos Infantiles

Directorios

Academics Blogs
Academics Blogs Mi Ping en TotalPing.com Peru Blogs Cárdenas.net Text Backlink Exchanges Soqoo Link Exchange Directorio Web - Directorio de Páginas Webs Intercambio de enlaces Free Backlinks Intercambio gratis de Enlaces Blogalaxia


Cuentos de Don Coco Copyright © 2009 Community is Designed by Bie