EL LABRADOR Y EL ÁGUILA - VALOR LA AMISTAD


EL LABRADOR Y EL ÁGUILA

A media tarde, en lo profundo del bosque, iba caminando Martín el labrador. Solía regresar a casa a esa hora, cansado por el trabajo que desarrollaba en un huerto de duraznos jugosos y aromáticos. Siguiendo el atajo que conocía para llegar a su hogar, escuchó un batir de alas cerca del manantial.
Se volvió para ver de qué se trataba. Era un enorme águila de cabeza blanca, negro plumaje y pico amarillo. Alguien la había atrapado y la mantenía sujeta de la pata derecha empleando una cadena fija a un árbol. Daba tristeza ver sometido a un animal tan acostumbrado a las alturas. Además, en el bosque estaba prohibido cazar…

Con gran decisión, Martín se acercó al árbol. De su mochila sacó algunos instrumentos que usaba para su trabajo y separó la cadena del tronco. Sin embargo, el águila no podía volar, pues el cepo pesaba mucho. Con cuidado y detenimiento (aun con el riesgo de sufrir un picotazo) el labrador se lo quitó y el ave se elevó en el cielo, libre al fin.

El labriego siguió su camino. Comenzó a sentirse fatigado y pensó en hacer un alto. Pasos más adelante encontró la barda de piedra situada al borde de la cañada. Decidió subir y sentarse en la cima para reposar mientras disfrutaba la puesta del sol.

Una vez allí vio volar bajo al águila que había rescatado. De repente el ave planeó, se le acercó a unos cuantos centímetros y, con el pico, le quitó de la cabeza el sombrero de piel que portaba. Luego voló y voló.
  • ¡Hey! ¡Dame mi sombrero! –gritó Martín.

Cuando vio que el águila no regresaba, bajó de la barda y comenzó a correr tras ella. Poco más allá, donde comienza el sendero que lleva al pueblo, el águila simplemente dejó caer el sombrero. Martín lo recuperó entre sus ramas de un árbol y pensó “Vaya con este extraño animal. ¿Por qué habrá actuado así?”
Al día siguiente, muy temprano, cuando se dirigía al huerto, Martín notó que la barba de piedra, humedecida por la lluvia de varias semanas, se había venido abajo. El águila la había quitado el sombrero para hacerlo bajar de ella y salvarle la vida. Así recompensaba la amistad de quien la había liberado.

Mensaje: Recuerda que la amistad, debe ser siempre equilibrada: hay que saber expresarse con los amigos, pero también hay que saber escucharlos.

No consiste en aprobar todo lo que hacen tus amigos. Si notas que están fallando en algo es muy importante que se lo digas.

La amistad busca el crecimiento y la felicidad, si algún amigo te propone alguna acción indebida explícale que no deben hacerla.

Autor: Joaquín García L.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada