EL LOBO Y EL CHIVO - FÁBULAS DE ESOPO CON MORALEJA


EL LOBO Y EL CHIVO

Perseguido por un lobo, un chivo se subió a un peñasco, del cual no quería bajar porque vio que el lobo se quedaba al acecho. Sintiendo sed el chivo fue a beber a un arroyo, y contemplando su figura en el agua, dijo lleno de orgullo: 

- ¿Será posible que un animal como yo, con mis piernas, mis cuernos y mi barba, se atemorice ante un solo lobo? Desde ahora en adelante lo esperaré y no huiré de él como lo hecho hasta aquí. 

El lobo, que estaba detrás escuchó lo que decía y saltando sobre el feliz chivo, le dijo: 

- ¿Qué estás diciendo chivo vii? ¿Por qué tan bravucón? 

- Señor lobo- contestó el chivo, con voz lastimera-, bien me doy cuenta de mi vana presunción, perdonad mi atrevimiento. 

El lobo no hizo caso de esta súplica y lo devoró. 

Moraleja:
“Es peligroso para los débiles jactarse ante los poderosos”

Fábulas De Esopo
Fuente: Toribio Anyarin Injante

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada