EL LEÑADOR Y HERMES - FÁBULAS DE ESOPO CON MORALEJA


EL LEÑADOR Y HERMES

Un hombre que a la orilla de un río partía leña, perdió su hacha. 

Sin saber que hacer, se sentó sollozando en la costa. Compadecido Hermes de su angustia, se arrojó al río y regresó con una hacha de oro interrogándole si era esa la que se le había extraviado. 

Contestó el hombre que esa no era, y Hermes se sumergió una vez más en el río, trayendo el instrumento perdido. 

Entonces el hombre declaró que ésa era el hacha que él había extraviado. Hermes, cautivado por su honradez, le regaló las tres. 

Al regresar cerca de sus compañeros, referíosle el leñador de su caso. Uno de ellos se propuso lograr lo mismo. Dirigiese a la orilla del río y arrojó su hacha Intencionalmente en la corriente, sentándose luego a lamentarse. 

Entonces Hermes se le presentó también y, conociendo la causa de su llanto, se precipitó al río y trajo igualmente un hacha de oro, interrogándole si era ésa la que había extraviado. El bribón, muy alegre, exclamó: 

- ¡Sí, es esa!

Mas el dios, horrorizado de su descaro, no sólo se guardó el hacha de oro, sino que tampoco le retornó la suya. 

Moraleja:
“En la fábula nos enseña que la virtud siempre halla su recompenso”

Fábulas De Esopo
Fuente: Toribio Anyarin Injante

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada