LA ZORRA Y LAS UVAS - FÁBULAS DE ESOPO CON MORALEJA


LA ZORRA Y LAS UVAS

La señora doña Genoveva; mujer muy respetable en la comarca, cultivaba en su huerta una hermosa parra, cuyos racimos, grandes y maduros despertaban el apetito de quienes al pasar, los contemplaban. 

En una hermosa mañana, pasaba doña zorra que se encontraba hambrienta en pos de alimento para saciar su voraz apetito, pasó casualmente por el huerto. Y vio las suculentas uvas, grandes y Jugosas que sobresaltó su desfallecido estómago. 

Y al contemplar con ansias los espléndidos racimos colgados de la parra se dijo: 

_ ¡Estos hermosos racimos saciaran mi gran apetito! -quiso cogerlos con su hocico pero no obtuvo nada, por más que se afanaba en dar saltos y Jalarlos, no pudo coger nada de nada ni siquiera uno de ellos. 

Luego de varios Intentos vanos, se alejó exclamando: 

_ ¡Qué verdes están estas uvas! No las quiero comer, no me apetecen. 

Las palomas que escuchaban las excusas de la raposa, lanzaron una ruidosa carcajada. 

Moraleja:
“A mal que no tiene remedio, muéstrale buena cara"

Fábulas De Esopo
Fuente: Toribio Anyarin Injante

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada