EL OSO, LA MONA Y EL CERDO - FÁBULAS DE ESOPO CON MORALEJA


EL OSO, LA MONA Y EL CERDO

Una vez un oso que ganaba el sustento suyo y el de su amo bailando en las ferias de pueblos, se esmeraba el pobre en sostenerse sobre las dos patas y hacia una muy triste figura danzando torpemente.
Deseoso de halagos, pregunto a la monita del grupo: 

-¿Tú crees que lo estoy haciendo muy bien? 

- No lo creo, - le respondió la monita - creo que más bien lo haces muy feo y debes tratar de mejorar tus actos. 

Este le pareció de muy pésimo comentario así que decidió preguntar al cerdito, que andaba por ahí. 

Dijo el oso 

-Amigo cerdo, tú crees que mis actos son perfectos. 

El cerdo que solo se preocupaba de comer y hozar en el barro, respondió sin mirarlo. 

-Pero claro, amigo mío lo estás haciendo muy, pero muy bien, palabra. 

El oso se dijo para sí caramba debo estar, bailando mal pues cuanto la mona me criticó, pero me alabó tan generosamente el cerdo. 

Moraleja:
“Y es que nunca debemos de confiarnos de los halagos de los necios”

Fábulas De Esopo
Fuente: Toribio Anyarin Injante

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada