EL LOBO Y LOS PASTORES - FÁBULAS DE ESOPO CON MORALEJA


EL LOBO Y LOS PASTORES

Un día un lobo bastante harto estaba ya de cazar corderos y recibir palos de los pastores se sentó a meditar, llego a la conclusión que era el momento de terminar con sus maldades y artimañas. 

Se decía: -hombres, perros y rebaños cantan a coro maldiciones, se encaminó al potrero decidido pactar tregua con los pastores y enmendar sus actos pasados; ya es tiempo que me haga amigo de todos. 

Lleno de buenas Intenciones y ser distinto en el futuro. 

Mas llegando al prado, lo primero que vio fue a un grupo de perros que asaban en un gran fuego un cordero que luego se repartirían entre todos. Con asombro contempló la escena el lobo.
Luego se dijo indignado: 

Yo lleno de precaución por comerme un corderillo y los propios guardianes se los devoran sin remordimiento. 

Pues de aquí en adelante comeré no solo al corderillo sino también a la madre y al padre. 

Moraleja:
“Sólo yerra el lobo cuando no es más fuerte”

Fábulas De Esopo
Fuente: Toribio Anyarin Injante

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada