EL HOMBRE Y LA CULEBRA - FÁBULAS DE ESOPO CON MORALEJA


EL HOMBRE Y LA CULEBRA

Caminando por un hermoso campo Iba un hombre y se encontró con una culebra. Rápidamente la metió en un saco y se dispuso a matarla. Pero la culebra comenzó a darle buenas razones para que le perdonara la vida. 

-¿Qué he hecho para qué me mates? le daré- no te hice daño alguno. Solo estás Imponiendo la ley de la fuerza. Ya debería ser el hombre el símbolo de traición y no la serpiente. 

-Bueno -contestó el hombre- te daré una oportunidad de defenderte. 

Y llamó a diferentes animales a un Juicio. Vino primero una vaca que le dió toda la razón a la culebra. 

-Yo también soy víctima del hombre -dijo la vaca- le doy mi leche y mis hijos y con nosotros llena su bolsa. Y al volver del campo me encierra en un rincón sin dejarme agua, comida. Jalamos su arado y con palos nos paga. Si mi amo fuera la serpiente no sería tan Ingrata como el hombre. Creo que merece que la dejes en libertad. 

Asombrado quedó el hombre con la respuesta de la vaca y llamó entonces al árbol a declarar. 

- Creo que la culebra merece la libertad -dijo el árbol- nosotros también formamos parte de la Ingratitud del hombre, le damos sombra en el verano protección con nuestras ramas cuando el temporal los azota, le damos frutos en el verano flores para alegrarle en la primavera. ¿Y cómo nos paga? Haciendo leña de nosotros al fin de la vida. Viene con su hacha y nos cortan en leños para calentarse. Creo yo que la culebra merece la libertad. 

- Pues bastante idiota soy yo escuchando consejos -se dijo el hombre, cogió el saco dio de palos hasta matar a la serpiente. 

Moraleja:
“Un gran necio es el que trata razones con el que tiene el poder”

Fábulas De Esopo
Fuente: Toribio Anyarin Injante

2 comentarios:

  1. El hombre mismo debe ser utilizado como símbolo de traición y maldad y no la serpiente. finalmente la humanidad, mamara y la serpiente y la vaca vivirán felices para siempre.
    Moraleja: Los malos morirán y los buenos vivirán por siempre.

    ResponderEliminar