EL ASNO Y SU AMO - FÁBULAS DE ESOPO CON MORALEJA


EL ASNO Y SU AMO

Un hombre que era dueño de un viejo asno, todas las tardes después de hacerle trabajar al pobre animal lo encerraba, le daba de comer un puñado de paja y le decía: 

- Ahí tienes tu rico almuerzo. Veo que con esto es suficiente y además es tu comida favorita. 

Hasta que un dio, aburrido y molesto del discurso, el burro decidió contestarle: 

- Tu haz decidido que este pobre puñado de pasto es suficiente para alimentarme y es lo único que me das; lo mismo piensas del sabor de mi paladar; y nunca haz intentado darme otros bocados. 

Dame un puñado de trigo, o un atadito de zanahorias, un poco de pasto fresco y veras si no son de mi agrado. 

Moraleja:
“Si escribes mal no sacas nada tratando de disculparte acusando a los demás de el mal gusto”

Fábulas De Esopo
Fuente: Toribio Anyarin Injante

1 comentario:

  1. Hola soy María Saldaña y sólo comentar que esta fábula es de Tomás de Iriarte.

    ResponderEliminar