LOS HUEVOS - FÁBULAS DE ESOPO CON MORALEJA


LOS HUEVOS

En una isla de cuyo nombre no me acuerdo, no conecten ni de nombre las gallinas. Pero un buen día, un viajero llegó y se instaló con un gallinero con gran alegría de los lugareños. Estos se volvieron locos al conocer los huevos y se dieron a la tarea de cocinarlos de las más variadas formas. El primero que los hizo duros, se sintió ufano. El siguiente los hizo revueltos, ganando con ello mucho honor. El que sigue, inventó una tortilla y el otro, un budín, y cada uno se cantaba loas con el progreso que habrá traído a la isla con su nuevo invento. 

Hasta que un anciano que presenció la llegada del gallinero les dijo: 

- Todos ustedes presumen de sus inventos, pero ninguno es capaz de recordar ni menos de elogiar siquiera al que primero trajo las gallinas, que es el verdadero digno de mérito. 

Moraleja:
«No falta quien trata, de ganar méritos con ideas ajenas y se olvidan del que primero las pensó realmente».

Fábulas De Esopo
Fuente: Toribio Anyarin Injante

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada