EL RUISEÑOR Y EL MILANO - FÁBULAS DE ESOPO CON MORALEJA


EL RUISEÑOR Y EL MILANO

Cayó un hermoso ruiseñor entre las garras de un milano hambriento qué, se aprestó a comerlo de almuerzo.

Un momento -rogó el ruiseñor- qué ganarás comiendo a alguien tan pequeño como yo. Mejor escucha mi canto que es el deleite de todos en la primavera. Cuando yo canto hasta el rey se detiene a escucharme.

- Pues no me hables a ml de música cuando te coja el rey le hablas de música que yo sólo entiendo de comida. 

Y se lo comió 

Moraleja:
"Inútil es creer en la misericordia del poderoso, en vano serón tus lamentos y sollozos"

Fábulas De Esopo
Fuente: Toribio Anyarin Injante

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada