EL HOMBRE QUE VENDIÓ SU ALMA - LEYENDA MAYA


EL HOMBRE QUE VENDIÓ SU ALMA
 
Cierta vez un hombre bueno, pero infeliz, decidió salir de apuros vendiendo su alma al diablo. 

Invocó a Kizín y cuando lo tuvo delante le dijo lo que quería. A Kizín le agradó la idea de llevarse el alma de un hombre bueno. 

A cambio, el hombre pidió siete cosas; una para cada día. 

Para el primer día quiso dinero y se vio con los bolsillos llenos de oro. Para el segundo, quiso salud y la tuvo pe fecta. Para el tercero, quiso comida y comió hasta reventar. 

Para el cuarto, quiso mujeres y lo rodearon las más bellas. 

Para el quinto, quiso poder y vivió como un rey. Para el sexto quiso viajar y, en un abrir y cerrar de ojos, estuvo en mil lugares. Kizín le dijo entonces:

- Ahora ¿qué quieres? Piensa en que es el último día. 

- Ahora sólo quiero satisfacer un capricho: quiero que laves estos frijolitos negros que tengo, hasta que se vuelvan, blancos. 

- Eso es fácil-dijo Kizín. 

Y se puso a lavarlos, pero como no se blanqueaban pensó: “De hoy en adelante habrá frijoles negros, blancos, amarillos y rojos”. 

Leyenda Maya


Fuente: Colección Amiguitos

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada