PADRE, EN TUS MANOS ENCOMIENDO MI ESPÍRITU - RESUMEN


PADRE, EN TU MANOS…
Mateo 27: 52; Juan 19: 30; Lucas 23: 44 a 46
Bebido el vino agridulce, conforme la profecía, Jesús dijo: “Todo está cumplido”. Al mediodía se ocultó el sol y el país quedó en tinieblas hasta las tres de la tarde. A esa hora la cortina del Templo se rasgó por la mitad y Jesús dijo: “Eloí, Eloí, ¿lamá sabactaní? o Dios mío, Dios mío, ¿por qué me has abandonado?”
Algunos testigos dijeron: 

“Está llamando a Elías”, pero entonces el Señor gritó más fuerte:

“¡Padre, en tus manos encomiendo mi espíritu!”, y, al decir estas palabras, expiró. 

En ese instante la tierra tembló, las rocas se partieron, los sepulcros se abrieron y resucitaron varias personas, apareciendo delante de mucha gente. El capitán y los soldados romanos, al ver lo que acontecía, decían: 

“¡Verdaderamente era el Hijo de Dios!”

Fuente: Colección Amiguitos

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada