JESÚS Y EL LEPROSO - RESUMEN


SEÑOR, NO SOY DIGNO…

Mateo 8: 1 a 17
Jesús, el Cordero de Dios, era seguido mucha gente. Un leproso se le arrodilló clamando: “Señor, si quieres, tú puedes limpiarme”. Jesús le dijo tocándolo: “Lo quiero, queda limpio, pero no lo digas a nadie”. Y el hombre se lo contó a todos. 

En Cafarnaúm un capitán le suplicaba: “Señor, mí muchacho está en cama, totalmente paralizado”. Y cuando Jesús aceptó ir a curarlo, el hombre añadió: “Señor, mi soy digno de que entres bajo mi techo. Di una palabra y mi sirviente sanará”

Jesús quedó maravillado y le dijo: 

“En verdad no he hallado fe tan grande en Israel. Puedes irte y que te suceda como creíste”. Y siguió sanando, cumpliéndose lo dicho por Isaías: 

“Hizo suyas nuestras debilidades y cargó con nuestras enfermedades”

Fuente: Colección Amiguitos

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada