JESÚS EN EL TEMPLO - RESUMEN


EL NIÑO EN EL TEMPLO
Lucas 2: 33 a 38
José y María estaban maravillados con lo dicho por Simeón, quien los felicitó, diciéndole después a María: “Mira, este niño debe ser tanto de caída como de resurrección para la gente de Israel. Será puesto como una señal que muchos rechazarán y a ti mismo una espada te atravesará el alma”

Pero no sólo Simeón profetizaba. Ana, hija de Fanuel, de la tribu de Aser, tenía ochenta y cuatro años, quedó viuda desde muy joven y había vivido, casi siempre, en las puertas del templo, orando y ayunando, habiendo adquirido la virtud de la profecía. 

Y al ver que el Divino Niño salía del templo con sus padres, comenzó a alabar a Dios, diciéndole a la gente que ese Ser Divino lograría, dentro de poco, la liberación de Jerusalén.

Fuente: Colección Amiguitos

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada