JESÚS CON LOS JUDÍOS - RESUMEN


PALABRAS QUE DUELEN
Lucas 4: 14 a 30
Cuando el diablo reparó que era inútil tentar a Jesús, se alejó, mientras que unos ángeles bajaban a servir al Señor. 

Y volvió a Galilea. Llevaba consigo el poder del Espíritu Santo, y su fama se extendió en toda la región.
Enseñaba en las sinagogas de los judíos y la gente empezaba a seguirle. 

Una tarde, luego de leer una de las profecías de Isaías, la gente tenía los ojos fijos en él, lo admiraba y se preguntaba; “¿No es éste el hijo de José?” Y Jesús les dijo: 

“Seguro que me van a recordar el dicho: Médico, sánate a ti mismo. Es que ningún profeta es bien recibido en su tierra”. Y dijo otras cosas que molestaron a los judíos, arrastrándolo y queriéndolo arrojar a un barranco, pero Jesús, sin esforzarse, pasó en medio de ellos.


Fuente: Colección Amiguitos

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada