JESÚS AZOTADO POR LOS SOLDADOS - RESUMEN


NO LLOREN POR MÍ
Marcos 15: 16 a 18; Lucas 23: 26 a 28
Después de azotarlo, los soldados, empujados por los maestros y sacerdotes, llevaron a Jesús al pretorio o patio interior, Allí lo vistieron con una capa roja, colocándole sobre su cabeza una corona de espinas, al tiempo que le escupían, le golpeaban y le gritaban al rostro: “¡Viva el rey de los judíos!”.

De la fortaleza Antonia llevaron al Señor, con la Cruz a cuestas, fuera de la ciudad para crucificarlo. Pasos más allá, los soldados llamaron a Simón de Cirené para que lo ayudara. 

Lo seguía mucha gente, en especial mujeres dolientes, a quien Jesús les dijo: “Hijas de Jerusalén, no lloren por mí. Lloren por ustedes mismas y por sus hijos”. Y prosiguió rumbo al Gólgota o Calvario, que significa Sitio de la Calavera.

Fuente: Colección Amiguitos

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada