EL RÍO Y EL TORRENTE - FÁBULAS DE ESOPO CON MORALEJA


EL RÍO Y EL TORRENTE

Un hombre perseguido por unos bandoleros huía a caballo por los montes, de pronto se vio detenido por un caudaloso río que caía en un torrente rugiente. Dudaba el hombre en lanzarse a las turbulentas aguas cuando la cercanía de los malhechores lo decidió y se lanzó al río, Y resultó que el río era solamente ruido y sus aguas eran en realidad suaves y su profundidad escasa. Muy contento con su buena suerte, el hombre siguió agradeciendo a Dios su buena estrella. Y hete aquí que se encontró con un pequeño arroyo de suave cauce. 

Envalentonado por su anterior aventura, se lanzó muy tranquilo a cruzar el calmo arroyo. Pero resultó que era profundo y lleno de corrientes subterráneas que arrastraron al hombre y al caballo; perecieron los dos en las traicioneras aguas.

Moraleja:

“Que Dios nos libre de los hombres calmas que suelen ocultar más traiciones que los alborotadores”

Fábulas De Esopo
Fuente: Toribio Anyarin Injante

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada