EL MERCADER, EL GENTILHOMBRE, EL HIJO DEL REY Y EL PASTOR - FÁBULAS DE ESOPO CON MORALEJA


EL MERCADER, EL GENTILHOMBRE, EL HIJO DEL REY Y EL PASTOR

Naufragaron cierta vez en la playa desierta un gentil hombre, un mercader, un pastor y el hijo de un rey. 

No se sabe como fueron a dar los cuatro ahí ni la historia lo dice. Pero el caso es que cuando se dieron cuenta del lugar en que estaban hicieron un cónclave para decidir el futuro del grupo. 

Pues trabajemos para ganar algo que comer -propuso el pastor. 

- Yo -dijo dignamente el gentil hombre -conozco de blasones y pondré una escuela para enseñar a los Jóvenes a ser nobles. 

-Y yo -dijo prestamente el mercader -sé mucho de matemáticas y haré, clases a tanto por mes y ganaré dinero para vivir. 

-Y yo enseñare la política que es el arte de gobernar - concluyó el hijo del rey. 

-Pues resulta que el mes tiene treinta días -dijo el pastor con muy buen criterio -¿piensan ayunar hasta esa fecha en que cobren su primer pago?

Y sin más se metió al bosque y recogió leña, luego la fue a vender y con eso compró comida para todos. 

Moraleja:
“El arte para salvar la vida y la mano es el socorro más rápido y seguro”.

Fábulas De Esopo
Fuente: Toribio Anyarin Injante

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada