EL ACUEDUCTO DE SEGOVIA - LEYENDA ESPAÑOLA - RESUMEN


EL ACUEDUCTO DE SEGOVIA

En la ciudad de Segovia, en España, existe un acueducto famoso de doble arquería que lleva el agua de una zona a otra.
Sobre esta construcción, que es una maravilla del arte y la ingeniería, se cuenta una historia que dicen, protagonizó una bella joven hace muchísimo tiempo.
La muchacha de este relato vivía con su madre y un tío sacerdote. Tenía por obligación ir todas las mañanas a la fuente para cargar agua y llevarla a su hogar. Para ello, utilizaba un cántaro que portaba en la cabeza.
Una tarde, agobiada por el peso de la vasija y el intenso calor, se sintió tan cansada que, en un arrebato de cólera, ofreció entregar su alma al diablo si, a cambio, hacía que el agua se transportara sola del pozo hasta su casa.
Pasado el momento de ira, la joven olvidó sus palabras y continuó su marcha; pero en medio del camino, escuchó una tenebrosa voz, llamándola.
- ¡Muchacha! ¡Va estoy aquí! ¿Me llamaste? Debes saber algo. Apenas veas la luz del Sol te concederé lo que pides, pero también tomaré lo que ofreces ...
Horrorizada, la joven corrió hacia donde su madre y su tío, y temblando de nervios, les contó lo ocurrido.
La noche llegó con truenos y relámpagos. La gente huía despavorida para no ser alcanzada por los rayos, que ya habían pulverizado las rocas más sólidas; pero la intensa neblina que se había formado no les permitía ver por dónde iban.
Preocupado por su sobrina, el sacerdote suplicó de rodilla:
- ¡Señor, apiádate de mi sobrina! Alivia su desdicha y líbrala del mal.
Al día siguiente, un espectáculo fue observado por los pobladores: un imponente acueducto, al que solo le faltaba una piedra para su uso, había aparecido.
Entonces, la tierra se abrió y se escuchó el lamento del mal, que desapareció entre las grietas y no volvió más.
La joven había salvado su alma gracias a los ruegos del tío sacerdote, y ya no tendría más necesidad de acercarse a la fuente para traer agua, gracias al acueducto. La piedra faltante fue colocada hábilmente por hombres de Segovia y el agua comenzó a discurrir.

Leyenda Española.

Fuente: Leyendas Universales

1 comentario: