PACHA Y SUS HIJOS - LEYENDA DE ECUADOR - RESUMEN


PACHA Y SUS HIJOS

En un tiempo muy remoto, en el Ecuador, vivía un semidiós llamado Pacha.
Era conocido por ser un valiente guerrero, muy temido y respetado por los pobladores vecinos.
Un día, mientras paseaba en compañía de sus tres hijos, les salió al encuentro una enorme serpiente con la intención de alcanzarlos.
Pacha y sus hijos entablaron una feroz contienda para matar a la serpiente, mas sus esfuerzos fueron vanos y lo único que consiguieron es que el reptil comenzara a vomitar agua.
Muy pronto la tierra comenzó a anegarse y Pacha con sus hijos, presintiendo que algo malo ocurriría, fueron rápidamente a buscar a sus mujeres para refugiarse en las altas montañas.
Así, corriendo y corriendo llegaron hasta la cumbre del Pichincha, que era el único lugar que no fue cubierto por el agua.
Desde aquel día, Pacha no volvió a ser el mismo valiente guerrero y para sí se decía: .
- Si he sido capaz de enfrentarme con tantos animales feroces ¿por qué no he podido vencer a esta serpiente?
La tristeza embargó a su familia y el hambre y el frío hicieron estragos en su salud, a tal punto que casi no se dirigían la palabra entre ellos.
Mas, una tarde en que Pacha seguía cuestionando su actuación, vió un cuervo y le ordenó que vuele por los alrededores en busca de un vestigio de vida.
Después de un día, el pájaro regresó con una rama en el pico y muy alegres emprendieron e descenso, llegando hasta donde hoy se levanta la ciudad de Quito y decidieron permanecer en ese lugar y construir sus casas.
Cuando Pacha quiso comunicarse con los demás miembros de la familia, descubrió que nadie lo entendía y que además ellos hablaban de forma diferente.
Sin embargo, todos se quedaron a vivir en el lugar y allí nacieron los descendientes de los hijos de Pacha, que aprendiera el mismo idioma de sus respectivos padres.
Es así como se dio origen a las diferentes lenguas indígenas que se hablan en el Ecuador.

Leyenda Ecuatoriana

Fuente: Leyendas Universales

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada