LA PRINCESA QUE NO CUMPLIÓ - LEYENDA DE FRANCIA - RESUMEN


LA PRINCESA QUE NO CUMPLIÓ

Muy lejos en el tiempo, en un reino de Francia vivía una bella princesa propietaria de un lago que fue solicitada en matrimonio por muchos caballeros.
Uno especialmente era muy insistente, por lo que para librarse de él, la princesa le puso como condición de que se casaría cuando la laguna de Plaisance se juntara con la del Duque.
Sabiendo lo distantes que estaban.
El pretendiente enamorado, en silencio y en secreto hizo construir un canal que oportunamente, y siempre en secreto inundó con las aguas de las dos lagunas.
Con la certeza de que había cumplido con la exigencia para desposarse libremente, una noche invitó a la princesa y la llevó desde su casa en barco de la laguna de Plaisance a la del Duque.
La sorpresa de la princesa se convirtió en desesperación, al comprender que debía cumplir su promesa sin que lo quisiera.
A tal extremo llegó su angustia, que se arrojó aliaga desapareciendo en él.
Desde entonces, en las noches de verano, especialmente en las que el clima invita a acercarse al lago, se ve en la orilla una mujer de incomparable belleza que con un peine de oro de sirena está ocupada desenredando su hermosa cabellera.
Cuando alguien se le acerca demasiado, huye a las profundidades del lago donde, dicen habita en un castillo de cristal.
Y se cuenta que una vez por estar distraída, no se dio cuenta de la presencia de un transeúnte y dejó olvidado su peine de sirena.
Sin embargo, cuando vio que el hombre lo tomaba para sí, salió rápidamente de las aguas y arrastró al inocente a las profundidades.
Se dice que un padre capuchino quiso romper el hechizo y, tras varios días de esperar a que salga a la orilla, no se sabe cómo terminó enamorado y llevado hasta el fondo para nunca salir más.
Así también un valiente soldado corrió la misma suerte y se supone que vive en el castillo de cristal junto con la princesa que no quiso cumplir su promesa.

Leyenda Francesa.

Fuente: Leyendas Universales

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada