LA PLATA ES PARA OTRO DUEÑOS - LEYENDA DE BOLIVIA - RESUMEN


LA PLATA ES PARA OTROS DUEÑOS

Cuando Huayna Cápac reinaba en el imperio incaico, tuvo noticia de que los guaraníes invadieron los pueblos cercanos al actual cerro de Potosí, en Bolivia, y desde allí atacaron sus tierras.
El Inca indignado, convocó a un gran ejército y dejó el Cusco para desalojar a los guaraníes, lo que logró en un enfrentamiento en Cantumarca, lugar cercano al cerro, con el saldo de seis mil guaraníes muertos y el destierro de los sobrevivientes.
Victorioso Huayna Cápac se acercó a la montaña, conocida con el nombre de Súmac Orcko (Cerro Hermoso), y asombrado por su imponencia ordenó a sus vasallos labrasen sus minas y sacasen él rico mineral.
Pero, cuando estaban por comenzar a penetrar en sus entrañas, se oyó un espantoso estruendo que estremeció el cerro y se escuchó una fuerte e imperiosa voz: "No saquen la plata de este cerro, porque es para otros dueños".
Asustados por la voz acudieron ante el Inca y le contaron el hecho, y cuando llegaron a relatar la parte del estruendo dijeron "potocsí", que en su idioma significa "gran estruendo".
Esto sucedió 83 años antes de que los españoles supieran del cerro y lo encontraran ya con el nombre de Potosí, derivado de potocsi.
Y justo 83 años después, un jueves de enero de 1545, Diego Huarca salió de Porco en busca de una llama que se le escapó y llegó al cerro Potosí.
La alcanzó al anochecer, por lo que decidió pasar la noche en el cerro.
El frío le hizo juntar pajas y prenderles fuego. Al día siguiente descubrió que el calor había fundido plata que corrió en finísimos y brillantes hilos.
Solo hasta el mes de abril se enteraron los españoles por boca de un amigo de Huarca, y comenzaron la explotación de la gran mina.
Así se cumplió el anuncio de la fuerte y misteriosa voz y los es pañoles fueron los dueños.

Leyenda Boliviana

Fuente: Leyendas Universales

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada