LA CRUZ DE FUEGO - LEYENDA CATALANA - RESUMEN


LA CRUZ DE FUEGO

El emperador Carlomagno es recordado por los españoles por haberles devuelto la paz tras vencer a los moros que dominaron su territorio durante siglos.
La ciudad de Gerona, en España, fue testigo de una batalla que, por su ferocidad, está en la memoria de los habitantes hasta el día de hoy.
Acompañado por un numeroso ejército de valientes hombres, Carlomagno cruzó los montes hasta llegar a los muros de Gerona, a la que cercó con sus huestes.
Los días transcurrían, y los ejércitos continuaban luchando con sumo coraje. Los españoles eran casi tantos como los moros, pero el ejército árabe parecía ser invencible.
Noche a noche, los hombres de Carlomagno suplicaban al Señor fervorosa mente para salir bien librados de la contienda.
El Emperador veía con preocupación cómo sus mejores hombres empezaban a dar señales de agotamiento y cómo sus soldados más jóvenes caían abatidos ante las implacables espadas moriscas.
Entonces, con el rostro desencajado y temiendo perder la batalla, Se arrodilló apoyado en su espada, pidiendo al Todopoderoso por la salvación de su ejército.
De pronto, una gran tormenta se originó, dejando a todos maravillados a causa de una súbita aparición: una gigantesca cruz de fuego se divisaba sobre el campamento moro.
Los soldados de Carlomagno gritaron con júbilo, sintiéndose vencedores, pues Dios así lo disponía con ese milagro.
Entonces, el emperador ordenó a su ejército volver a las armas, aprovechando que el Señor les había dado su venia para atacar.
Se dirigieron a la zona enemiga armados hasta los dientes, cargando incluso piedras y palos que encontraban en el camino.
Una vez allí, la victoria fue suya. Carlomagno y su ejército vencieron a los moros en una feroz contienda, y Gerona pasó a poder de los cristianos.
La aparición de la cruz de fuego quedó por siempre en la memoria de los españoles.

Leyenda Catalana.

Fuente: Leyendas Universales

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada