EL MISTERIO DE CANTUÑA - LEYENDA DE ECUADOR


EL MISTERIO DE CANTUÑA

En la lucha de resistencia a la invasión española al actual Ecuador, el guerrero inca Rumiñahui incendió la ciudad de Quito.
Sus pobladores huyeron y en la desesperación quedó olvidado un niño presa de las llamas hasta casi perder la vida.
Este niño se llamaba Cantuña, y a pesar de que quedó deforme y afeado por las quemaduras, fue adoptado como sirviente por el conquistador español Hernán Suárez.
El nuevo avecindado de Quito, crió y educó como a un hijo al descendiente de incas y le prodigó cariño de padre.
Los primeros años de la ocupación española fueron muy duros para conquistados y conquistadores, algunos hicieron fortuna y otros la perdieron.
Entre los segundos se encontraba el conquistador Suárez, a tal punto que iba a quedar sin bienes y perdería hasta su vivienda.
Testigo de esta situación, Cantuña ya crecido le ofreció ayuda para resolver su quiebra económica. Esta ayuda estaba sujeta a cambios en la casa.
Efectivamente, luego que el español siguiera instrucciones de su fiel criado, e hizo excavaciones en la vivienda, la fortuna le volvió a sonreír con creces.
Esta fortuna le dio holgada vida hasta su muerte, y luego todos los bienes pasaron a Cantuña, como único heredero, pero sin conocimiento público de que él la propició para su protector.
Como hombre de dinero y buen cristiano, Cantuña financiaba a los franciscanos que estaban construyendo templo y convento en Quito.
Sin embargo, la población celosa y prejuiciosa, y autoridades y curas desconfiados, empezaron a interrogarlo sobre el origen de su gran fortuna.
Molesto Cantuña por la ingratitud e incómodas preguntas, para acabar con ello, dijo a los frailes que había hecho un pacto con el diablo que le daba todo el dinero que quería a cambio desu alma.
Para salvarlo le pidieron que devuelva el dinero, intentara el exorcismo y, por último, al no lograr ninguna reacción del rico Cantuña, solo quedaron con la duda sobre el misterio de su fortuna.

Leyenda De Ecuador

Fuente: Leyendas Universales

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada