¡CRUCIFÍCALE! - RESUMEN


¡CRUCIFÍCALE!

Mateo 27: 24 a 26

En cada Pascua, Pilato -por costumbre- debía liberar a un preso, a elección del pueblo. Como no veía culpa en Jesús de Galilea y al ver que los judíos azuzaban al pueblo en contra del Señor, el gobernador preguntó: “¿A cuál de los dos quieren que les deje libre?” Y ellos contestaron: “¡A Barrabás, a Barrabás!”, refiriéndose a un amotinado, causante de varias muertes. 

Pilato prosiguió: “¿Qué hago con el que llaman Rey de los judíos?” Y el populacho, exacerbado por los judíos, vociferó: “¡crucifícale! ¡Crucifícale!” Indeciso y débil, Pilato Pidió agua y se lavó las manos, diciendo: “Yo no me hago responsable de la sangre que se va a derramar”. Dejó libre a Barrabás e hizo azotar a Jesús, antes de entregarlo para que fuese crucificado.

Fuente: Colección Amiguitos

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada