¿CÓMO AYUDAR A UN NIÑO DISLÉXICO? - ¿SE CURA LA DISLEXIA?


¿CÓMO AYUDAR A UN NIÑO DISLÉXICO?

Si usted descubre que su hijo es disléxico, no se desespere. Las reacciones emocionales de los padres frente a las dificultades del niño obstaculizan su reeducación.

Los factores más comprometidos en la dislexia son: la coordinación visual-motriz y la coordinación audio-motriz. Por lo tanto, usted no está frente a un deficiente sino frente a un niño con problemas superables.

Actúe de la siguiente manera:

1. Asegúrese de que el niño esté bien alimentado, de que vea y oiga bien y de que su salud general no presente problemas.

2. Converse con los maestros del niño (o con sus padres, si usted fuera el maestro). Cerciórese de que el problema es realmente dislexia. Podría ser una dificultad pasajera y usted se estaría angustiando sin motivo. Normalmente la dislexia existe desde el nacimiento, pero sólo se hace visible cuando el niño va a la escuela. No obstante, no todo problema de lectoescritura es dislexia.

3. Consulte a un especialista. Hay buenas instituciones dedicadas al diagnóstico y tratamiento de los problemas psicopedagágicos infantiles. Recuerde que el niño disléxico está "desconcertado y ha perdido la forma habitual de captar el mundo". Su problema se engendra en las relaciones ambiguas y cambiantes de las cosas. Además, posee un yo inseguro a causa de la percepción confusa de su propio cuerpo, del tiempo, del espacio y de la relación con los valores afectivos de la constelación familiar. Todo esto hace necesaria la intervención de un especialista.

4. Póngalo bajo la responsabilidad de un terapeuta o docente especializado en reeducación de disléxicos.

5. No le señale los errores como si fuera una enfermedad irreversible.

6. No lo trate como un niño anormal. No lo es.

7. Evite las comparaciones y no le haga leer en voz alta delante de sus compañeritos. Así le ahorrará bochornos y la sensación de fracaso.

8. No lo rechace, ni lo castigue, ni lo chantajee exigiéndole en disciplina la "compensación" por la paciencia y los gastos que requieren su tratamiento.

9. Considere su propio ritmo de progreso y no lo mida con el rendimiento de sus compañeros.

10. No le haga estudiar otro idioma. Esto sólo lo perjudicará.

11. Reúnase con otros padres de niños disléxicos bajo la conducción de un psicoterapeuta. Así logrará la calma que surge de la comprensión de que su problema no es el único ni el peor. El niño necesita esta calma para recuperar la confianza en sus propios recursos.

12. Recuerde que la reeducación del disléxico es larga, pero si es efectiva y constante, los resultados serán altamente positivos.

¿Se cura la dislexia?


Si un niño disléxico es correctamente tratado y ayudado a tiempo, aprenderá a leer y escribir bien desde el punto de vista práctico. Podrá estudiar y terminar con éxito una carrera superior. Tal vez no llegue a ser escritor pero puede ser un estudiante normal y un profesional con tanto éxito como usted le permita alcanzar.

Mónica Casarramona

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada