ACUÉRDATE DE LOS POBRES - CUENTOS INFANTILES


Cuentos Infantiles
ACUÉRDATE DE LOS POBRES 

Niño, que en mullida almohada recuestas tu cabecita, que te duermes al acento de maternales caricias. Recuerda que hay niños pobres, que en las noches tristes, frías, no tienen techo y se duermen, soñando con sus desdichas. Niño, que tienes juguetes, que allá en la alfombra de Esmirna, en la sala reluciente, descansan de tus caricias. Acuérdate de los pobres, que sin juegos, sin sonrisas, lloran porque tienen hambre de pan, besos y caricias. Ese niñito harapiento de tez pálida, amarilla, que llama junto a la puerta de la casa que tú habitas, es tu hermanito, que pide pan que tú desperdicias. ¡Oh!, si eres bueno, si tienes dentro del cuerpo una almita... Si tienes un corazón, corre y dile a tu mamita que te dé un trozo de pan para el pobre, que hace días no ha probado ni un bocado de ese pan que desperdicias. y llévaselo tú mismo pónselo en su mano... Y así podrás ver de cerca su tez pálida, amarilla; verás sus ojos hundidos, verás sus tristes pupilas, verás cómo son los niños... que en las noches tristes, frías, tienen hf1mbre retrasada de pan, besos y caricias. 

 A. Calcagno 

 Fuente: Colección Amiguitos

1 comentario:

  1. Me gustaría saber el autor del cuento: Niño que en mullida almohada...Y en que año se escribió, yo lo aprendí oralmente de mi padre... Gracias.

    ResponderEliminar