LA FLOR DEL CEIBO - LEYENDA DE ARGENTINA - RESUMEN

LA FLOR DEL CEIBO

En una tribu que habitaba las profundidades de la selva argentina, vivía una joven llamada Anahí.
El rostro de la menuda nativa carecía de gracia: sus facciones eran toscas y su mirada, inexpresiva. Pero aquello se olvidaba al escuchar su armonioso canto, que alegraba a todo aquel que la pudiera oír.

Era tan dulce y suave su cantar, que hasta los pájaros silenciaban sus trinos para poder escucharla.
La pequeña joven conocía muy bien el bosque y le encantaba recorrerlo, perderse en su espesura y reconocer los lugares que la vieron crecer.

El murmullo de las aguas del río acompañaba su canto; pero un día, se oyó un sonido más fuerte que retumbó en esos parajes. Eran hombres blancos, desconocidos para ellos, que llegaban a arrebatarles la calma en que vivían.

Los forasteros atacaron la tribu, resultando inútiles los esfuerzos de sus guerreros que, con mucho coraje, salieron a defender el territorio. Los hombres de piel blanca eran más fuertes y llevaban objetos que emitían fuego de sus bocas.
Anahí, la pequeña cantante, vio con mucho dolor cómo sus seres queridos morían uno a uno. Movida por el deseo de defender a su selva, a su río, a sus pertenencias y su gente, se lanzó a la batalla con gran valentía; pero también fue atrapada.

Los soldados enemigos la ataron a un poste, logrando ella, aún jovencita, escapar de él, dando muerte al centinela. Sin embargo, fue perseguida y apresada una vez más.

- Deberás pagar severamente por dar muerte a un soldado nuestro -dijo el capitán-. Serás atada a un árbol y quemada en una pira.
Dos soldados encendieron el fuego. Las llamas empezaban a tocar su vestido, mientras los que estaban en el lugar, observaban el suceso con horror.
Entonces, se oyó un potente canto, tanto como nunca se había oído. Anahí a pesar de ver llegar su última hora, quiso decir adiós a la selva con su cántico.

Cuando las llamas cesaron, vieron que su frágil cuerpecito se había transformado en un manojo de flores, que adornaban el árbol que la había sostenido. ,
Esa rara flor roja, como las llamas que la envolvieron, es la flor del ceibo, que adorna con su vivaz color los bosques argentinos.

Leyenda Argentina.

Fuente: Leyendas Universales

3 comentarios:

Anónimo dijo...

Muchas gracias, me sirvió en mi tarea de lengua. La leyenda es muy interesante.

Anónimo dijo...

esta leyenda es muy hermosa
a mi me encanta leer!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!
ojala todas las leyendas fueran como esta
esta leyenda me encanta
a mi tambien me ayudo en la tarea de lengua
jajajaja!!!!!!
muy linda.

Anónimo dijo...

muchas gracias!!!!!!

Publicar un comentario en la entrada

 

Seguidores

Páginas Amigas

pedofilia-no.org EnCuentos.com - Cuentos Infantiles      Teatro, poemas, cuentos y libros de Milagros Oya      federacioneseditores

Cuentos infantiles Related Posts with Thumbnails

Directorios

Academics Blogs
Academics Blogs Mi Ping en TotalPing.com Peru Blogs Cárdenas.net Text Backlink Exchanges Soqoo Link Exchange Directorio Web - Directorio de Páginas Webs Intercambio de enlaces Free Backlinks Intercambio gratis de Enlaces Blogalaxia


Cuentos de Don Coco Copyright © 2009 Community is Designed by Bie