EN LA PUERTA DEL CIELO - CUENTOS DE NAVIDAD


EN LA PUERTA DEL CIELO

Llega la clausura del colegio, y con la alegría de las vacaciones también asoma cierta tristeza de sabernos separados de los maestros y discípulos de nuestra querida sección. Pronto será Navidad y es la profesora María del Carmen quien nos dice:
- Acompáñenme sólo un momento.
La seguimos y entramos al aula con ella. Allí enfatiza lo maravilloso de la Navidad, y en homenaje a Jesús, nos relata un pasaje de su divina existencia:
- Desde que en su humilde casa tiene al Hijo del Padre Eterno, José se siente dichoso, cual si estuviera en el cielo.
Luego nos dice que la vida de Jesús y su Divina Familia fue difícil, pero alentada por el amor y el trabajo:
- Los sudores que le cuesta a José ganar su pobre sustento; la persecución de Herodes; las angustias del destierro, ¡todo lo entrega al olvido con un amor tan inmenso!
Y la profesora María del Carmen, feliz, relata cuando Jesús tiene siete u ocho años, casi como nosotros, en un episodio que desconocíamos:
- Apenas la dulce aurora pinta de rosa los cielos, de su cariñosa Madre, dejando el cándido seno, José ya mira embelesado al Niño trabajar de carpintero.
Y agrega este tierno diálogo entre Padre e Hijo:
- ¿Qué hacéis? –pregunta Jesús con gracioso balbuceo.
- Hago una puerta –responde José con tierno acento.
- Yo también haría una –dice el Niño – si me dieras dos maderas.
- Tómalos, Hijo del alma –dice José –y juega mucho con ellos.
La profesora, al resaltar el episodio, nos aconseja hacer lo posible que en nuestras casas, la Navidad se repita todos los días. Y sigue con los maderos alcanzados por José:
- Los coge el Niño Divino; los pone en Cruz en el suelo, y después para clavarlos, pide un martillo pequeño.
Con la Cruz de madera, el Niño Jesús se ha puesto a trabajar con denuedo, hasta que finalmente de por terminado su trabajo.
El Patriarca José lo mira y le dice de asombro lleno: “¿Qué puerta es esa, bien mío?”.
Y Jesús responde:
- ¡Es la puerta del Cielo!
Alza la Cruz el Niño y estampa sobre ella un beso. José ha soltado la sierra. María llora en silencio.
Y todos suspiramos, entre sorprendidos y admirados por el anuncio de Jesús: La Cruz de madera tallada por el pequeño carpintero sería la puerta que lo llevaría al Cielo. ¡Qué tierna y hermosa historia! La profesora María del Carmen nos desea una Feliz Navidad y todos nos acercamos para tratar de abrazarla conjuntamente. Y antes de la despedida, acudimos a adorar el Nacimiento. Nunca como antes vimos tan hermoso al Niño Jesús.
Adaptación De Trinidad Aldrich

1 comentario:

  1. muy bonitos estos cuentos ,muy buena pagina DON COCO.m

    ResponderEliminar