EL PRINCIPADO Y DOMINADO - RESUMEN


EL PRINCIPADO


Al morir Octavio, el primero de los Julios Claudios, lo sucedieron los emperadores Tiberio, Caligula, Claudio y Nerón. Bajo el gobierno de Tiberio, los romanos crucificaron a Jesucristo. Calígula, sobrino de Octavio, reinó entre 37 y 41, d.C. y se caracterizó por sus excentricidades.
El despotismo de Nerón provocó una rebelión del ejército y de caída de la dinastía imperial. Vespasiano, jefe de la revuelta militar, fue proclamado emperador por el Senado. Con él se estableció la dinastía Flavia. Fue sucedido por sus hijos, Tito y Domiciano, que gobernaron entre los años 70 y 96, d.C. Domiciano fue asesinado por sus guardias. Con el apoyo del Senado se impuso la dinastía de los Antoninos, quienes extendieron el territorio del imperio y se destacaron como estadistas. La era de los Antoninos fue la más importante en la historia del Principado. Ocuparon el trono imperial soberanos cultos, justos y virtuosos, como Nerva, Trajano, Adriano, Antonino Pio, Marco Aurelio y Cómodo, con quien comenzó la crisis política que se prolongó durante todo el siglo III.

DOMINADO Y DECADENCIA



270 d.C. se impuso la dinastía de los emperadores Ilirios, que eran generales destacados que expulsaron a los bárbaros y desarrollaron, además; una excelente tarea administrativa. Los historiadores llamaron Dominado a este régimen. Uno de estos monarcas, Diocleciano, introdujo amplias reformas en el sistema institucional. Convencido de que el territorio romano era excesivamente extenso, dividió al Imperio en un sector oriental y otro occidental. Al frente de cada una de las dos regiones colocó un gobernante, que se denominó Augusto. Éste se mantenia 20 años en el poder y era reemplazado por su segundo, que fue designado César. Cuando el César asumía la condición de Augusto nombraba a un lugarteniente que, 20 años después, pasaría a ser el nuevo Augusto. En 306, d.C. asumió el poder el emperador Constantino, que autorizó la religión cristiana y reunificó el Imperio. Teodocio convirtió el cristianismo en religión oficial del Imperio. Tras su muerte, éste quedó dividido entre sus hijos; el Imperio Romano de Oriente, con capital en Constantinopla, y el Imperio Romano de Occidente, cuyo centro fue Milán y más tarde Ravena. En 476, d.C. Rómulo Augusto fue derrocado por un jefe bárbaro llamado Odoacro, quien se proclamó rey de Italia. Así culminó el Imperio Romano de Occidente. El Imperio Romano de Occidente mantuvo su situación floreciente hasta 1453, año en que cayó en poder de los turcos.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada