EL ESPEJO Y YO - DOROTHY JOAN HARRIS, MELANY - RESUMEN


EL ESPEJO Y YO


El vienes siguiente papá volvió a casa. Mamá olvidó por completo las dietas y nos dimos una gran cena de cordero asado sentados en el comedor. Sacó la loza fina y hasta puso flores sobre la mesa. Mamá se mandó peinar (por lo general lo hace los viernes) y Katy y yo nos pasamos el cepillo y nos lavamos la cara. Parecíamos una de esas familias felices en un comercial de televisión… y como Katy estaba de buen humor, pues casi también sonábamos como una familia conejín.

- Bueno, ¿y qué me cuentan de nuevo? –preguntó papá después de que todos nos servimos.
- Que he bajado de peso desde que te fuiste –dijo mamá muy orgullosa–. Quiero bajar un poco más antes de empezar a medirme trajes de baño.
- Cuando yo empiece a medirme trajes de baño lo que quiero es un bikini rojo y brillante –dijo Katy.
- ¿Un bikini? –dijo papá.
- ¡Ajá! –replicó Katy –. Ya tengo edad para usar bikini. Y la figura también.
Papá simuló sorpresa:
- ¿Mi pequeña se está haciendo grande? ¡Y una mujer muy atractiva, si vamos a ello!
Papá parecía muy satisfecho con su comentario y Katy mostró una sonrisita feliz.
Quizá fue ese tonito de satisfacción lo que hizo que yo interviniera, algo que no suelo hacer:
- ¿Y yo qué, papá? –le pregunté–. También estoy creciendo. Y también soy atractiva, ¿o no?
- Por supuesto que sí, Melany –dijo papá, al tiempo que se alcanzaba otro pedazo de cordero–.Tienes una buena osamenta facial; cuando desaparezca lo que llaman la gordura de infancia, vas a ser un primor.
- ¿Gordura de infancia? –dije con ceño fruncido, recordando la conversación con Rhona–. ¿Gordura de infancia? ¿Quieres decir que tal como soy ahora parezco un bagre? Así le dicen los chicos en el colegio a una chica que es muy fea.
- Pero no, no, no. Claro que no –replicó papá en el acto–. Gordura de infancia es solo un término, una madera de decir que, por lo general, los niños y los cachorros… siempre se ven un poquito más gorditos, más redondos que los adultos, eso es todo. No debes dejar que eso te preocupe.
- Ah
No dije más nada. Katy volvió sobre el tema de los bikinis y mamá opinó que a los quince años se era todavía muy joven para un bikini muy diminuto y entonces Katy comenzó a discutir a ese respecto hasta que ya no parecíamos más una familia feliz y todo el mundo se olvidó completamente de mí. Sin embargo, más tarde, arriba en mí cuarto, volví a pensar en lo que había dicho papá y me paré frente al espejo observándome con mucho cuidado.
¿Seré gorda?, me pregunté. Ciertamente no era como Dora, de eso estaba segura. Mi cara es bastante ancha… pero, como dice papá, sí me parezco a él y su cara también es ancha. Pero, ¿y qué del resto de mí? Me examiné primero de frente y luego de perfil. De lado pude ver la hinchazón debajo del suéter en donde mi busto aún estaba creciendo. Pero eso no se podía considerar como gordura, ¿verdad? Seguro que no… Pensé en Valery, tan alta y tan delgada, con su largo cabello rubio que le cae hasta media espalda haciéndola parecer aún más delgada. Jamás me parecería a ella, lo sabía, ni siquiera si lograra deshacerme de mi gordura de infancia.
Esa noche no pude dejar de pensar en el término de papá y, cosa extraña, cuando volví a bajar de mi cuarto, tuve la impresión de que, no importa dónde o qué mirara, todo me recordaba una y otra vez mi gordura de infancia. En la televisión, por ejemplo, pasan miles de anuncios con comidas para personas que cuidan su línea y gaseosas bajas en calorías y cenas dietéticas precongeladas, todas supuestamente capaces de garantizar que uno se convertiría en las glamorosas modelos delgadas que aparecían en la propaganda. Y una revista que mamá había dejado sobre la mesa de centro tenía un titular en la cubierta que decía “Postres dietéticos que puede disfrutar sin riesgo alguno” y un aviso en la contracubierta con fotos, antes y después, de una mujer que había podido bajar toneladas de peso tomando no sé qué píldoras. Pensé que la industria publicitaria debía ganar millones a punta de las dietas.
Además de las propagandas, todas las actrices me hacían pensar en mi porte. Nunca antes me había dado cuenta de lo flacas que eran todas. ¿Cómo lo lograban? Alguna vez leí que las cámaras de televisión hacían ver a todo el mundo más gordo de lo que en realidad era… en cuyo caso esas actrices debían ser extremadamente delgadas.
En fin, aquella noche, tuve la impresión de que todas las mujeres del mundo eran delgadas o, de lo contrario, intentaban serlo. Hasta la guía de programas televisados estaba llena de avisos sobre clínicas para bajar de peso y máquinas para hacer ejercicios. ¡Baje de peso sin pasar hambre! ¡Queme ochocientas calorías por hora con nuestra exclusiva máquina de remos! ¡Treinta días para convertirse en una nueva usted!
Me senté a observar durante un buen rato esta última propaganda. La verdad, me gustaría ser una nueva yo, pensé. ¿Bastaría, para lograrlo, bajar de peso?

Dorothy Joan Harris, Melany.

6 comentarios:

  1. oki esta muy bien el cuento resumido pero yo busco que me diga de ue trata la historia y tambien quisiera saber que paso con melany

    ResponderEliminar
  2. Muy bien! Gracias por la ayuda.

    ResponderEliminar
  3. me facilito mucho mi tarea jejejjejeje XD

    ResponderEliminar
  4. De verías poner actividades del libro

    ResponderEliminar