EL ALTAR DE ORO - LEYENDA PANAMEÑA - RESUMEN


EL ALTAR DE ORO


La ciudad de Panamá, igual que otras ciudades, sufrió los estragos de la avaricia de Henry Morgan y sus piratas, quienes, navegando por el Océano Pacífico, descubrieron su existencia y la invadieron, sembrando el temor entre sus habitantes.
Familias enteras hacían grandes esfuerzos por ocultar sus pertenencias más preciadas, llegando estas noticias a oídos de los sacerdotes de la iglesia de San José, quienes aún no sabían cómo proteger el templo de los malhechores.
Entonces acordaron ellos también esconder sus tesoros; sin embargo, el enorme altar de oro de la iglesia, no tenía cómo ser ocultado.
Luego de mucho meditar, finalmente un joven sacerdote pensó en una gran idea:
- Debemos pintar el altar para que parezca un objeto sin valor.
La idea fue celebrada, entonces con la ayuda de algunos pobladores, los sacerdotes prepararon una pintura con hierbas y algo de arcilla; y mientras Henry Morgan y sus hombres ingresaban al puerto, ellos pintaban sin descanso durante la madrugada.
Al aparecer el primer rayo de Sol, los piratas se lanzaron a las calles, saqueando cuanto encontraban a su paso; pero cuando llegaron a la iglesia de San José, no encontraron qué llevar.
Cuando los bandidos ingresaron al templo, aún quedaba un sacerdote dando los últimos retoques de pintura al altar. Morgan al verlo, expresó: -¡Pero qué pintura tan terrible para un altar! ¿No conocen el óleo?
- Somos muy pobres, forastero. Deseando alabar al Señor hicimos esta pintura con nuestras manos y tierra de Panamá. Es todo cuanto podemos pagar - le contestó el sacerdote, sumamente calmado.
Sorpresivamente, Henry Morgan sacó unas monedas de su bolsillo y le dijo al sacerdote:
- Usa este dinero para comprar: nueva pintura.
Panamá -ciudad- fui incendiada y destrozada por los furiosos piratas de Morgan, que no encontraron las riquezas que esperaban. Pero el altar de oro permaneció de pie, lejos de las llamas.
Con gran esfuerzo, Panamá fue reconstruida hacia el oeste, junto con su nueva iglesia llamada también San José, donde el altar de oro de esta historia se alza como el único altar más antiguo que su templo adorna.

Leyenda Panameña.

Fuente: Leyendas Universales

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada