LAS ANTIGUAS ARMAS DE FUEGO - RESUMEN - TRADICIÓN DE RICARDO PALMA


LAS ANTIGUAS ARMAS DE FUEGO

Aquellos eran tiempos en los que, para entrar en batalla, se necesitaba tener un gran corazón.
Los combates terminaban cuerpo a cuerpo, y el vigor, la destreza y lo levantado del ánimo decidían del éxito. Las armas de fuego distaban tres siglos del fusil de aguja y era más bien un estorbo para el soldado, que no podía utilizar el mosquete o arcabuz si no iba provisto de eslabón, pedernal y yesca para encender la mecha.
La artillería estaba en la edad del babador; pues los pedreros o falconetes, si para algo servían era para meter ruido como los petardos.
Propiamente hablando, la pólvora se gastaba en salvas; pues no conociéndose aún escala de punterías, las balas iban por donde el diablo las guiaba. Hoy es una delicia caer en el campo de batalla, así el mandria como el audaz, con la limpieza con que se resuelve una ecuación de tercer grado.

Muere el prójimo matemáticamente, en toda regla, sin error de suma o pluma; y ello, al fin, debe ser consuelo que se lleva el alma al otro barrio.

Decididamente, hogaño una bala de cañón es científica que nace educada y sabiendo a punto fijo dónde va a parar. Esto es progreso, y los demás es chiribitas y agua de borrajas.

Ricardo Palma.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada