LA CALLE ESTRECHA - CUENTO SOBRE NIÑOS MENTIROSOS - CARLOS FRABETTI


LA CALLE ESTRECHA

Había una vez un pueblecito donde las calles eran muy estrechas. Para que pudieran pasar los animales sin molestar a las personas, el alcalde había dado la orden de que siempre que pasara alguien con un animal, fuera diciendo en voz alta: “Apúrese, por favor”.
Un día, un labrador volvía con su buey y, vio a dos hombres hablando en la mitad de calle. Eran unos hombres muy ricos y orgullosos, así que, cuando el labrador se acercó y les gritó: “apúrense, por favor”, ellos no le hicieron caso y siguieron hablando.
Al labrador no le dio tiempo de parar el buey, y el animal, al pasar, empujó a los dos hombres y los tiró al suelo. Como sus ropas se llenaron de barro, los hombres, muy enfadados, le dijeron al labrador:
- ¡Mira lo que nos ha hecho tu buey! Ahora tendrás que comprarnos trajes nuevos. Si no lo haces, mañana te denunciaremos al alcalde.
Entonces, el labrador fue a ver al alcalde y le contó lo ocurrido. El alcalde, que era un hombre justo y muy listo, le dijo:
- No te preocupes. Mañana, cuando vengan a denunciarte esos dos ricachotes, tú vienes también y te haces el mudo. Oigas lo que oigas, tú no digas nada.
Al día siguiente, se presentaron todo ante el alcalde, y los dos ricachotes, acusaron al labrador de pasar con el buey sin avisar y de atropellarlos.
- ¿Por qué no avisaste a estos hombres para que se apartaran? –preguntó el alcalde al labrador.
El alcalde le hizo varias preguntas más, pero el labrador no dijo ni “mu”. Entonces, el alcalde les dijo a los ricachotes que aquel labrador debía de ser mudo.
- ¡Qué va a ser mudo! – respondieron rápidamente los dos hombres –. Ayer lo oímos hablar en la calle, ¡y bien alto! Nos grito que nos apartáramos.
- Entonces –dijo el alcalde –, si el labrador les avisó de que se apartaran y no lo hicieron, la culpa es de ustedes.
Y por haber acusado injustamente a este hombre, le darán diez monedas de plata cada uno.
Carlos Frabetti.


5 comentarios:

  1. Este cuento es muy educativo y nos eseña que debemos saber escuchar y respetar a las personas de toda condición social

    ResponderEliminar
  2. Este cuento nos enseña a tenr valores como la verdad y solidaridad. Además se debe aprender a escuchar a los demás y también respetar a las personas de toda condición social.

    ResponderEliminar