SAN CIRILO, NIÑO MÁRTIR - RESUMEN


SAN CIRILO, NIÑO MÁRTIR


Cirilo fue uno de los mártires más célebres. La historia no precisa su edad, pero habla de él como de un niño, por lo cual se supone que apenas tenía ocho o diez años.
Su padre era pagano y vivía en Cesarea de Capadocia: no habiendo podido obligarle a apostatar, renegó de él, y le echó de su casa.
El pobre niño se consoló diciendo estas palabras:
“Mi padre me echa de su casa; mayor razón pues, para invocar al Padre que me queda en los cielos”.
Algunos idólatras de Cesarea desaprobaron la conducta del padre desalmado y cruel.
Llevó éste mucho más lejos su crueldad, yendo a denunciar al juez a su propio hijo.
A pesar de ser muy severas las órdenes de precaución, el juez se compadeció de Cirilo, y procuró conquistarle con palabras afectuosas, diciéndole:
- Renuncia a tu religión, hijo mío, y no sólo te recibirá tu padre en su casa, sino que yo te haré algunos regalitos.
- Es en vano que procures seducirme, replicó valerosamente Cirilo: más quiero morir que renunciar a Jesucristo.
Entonces el juez para atemorizarle, le llevó delante de un gran fuego e hicieron ademán de arrojarle en él, mientras que se presentaba un verdugo con una espada, fingiendo que iba a decapitarle; pero el niño ni se estremeció.
- Y luego, cuando lo volvieron a presencia del juez, le dijo:
- ¡Oh, has hecho muy mal en mostrarme tan cerca la corona y no dármela! Estoy deseando ir a ver a Dios.
Todos los concurrentes lloraban al oírle hablar así: pero él, cada vez más ansioso del martirio, le dijo:
- ¡Ah! Si supierais el bien que me espera, de seguro comprenderíais mi impaciencia.
Viendo entonces el juez que no conseguía nada, y que la gente, por el contrario, simpatizaba con el niño, mandó que le cortasen la cabeza.
La iglesia celebra su fiesta el 29 de Mayo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada