LUNA Y EL REY GNOMO


LUNA Y EL REY GNOMO

Hace siglos un rey gnomo se enamoró de Luna, la joven más bella del mundo.
Ella vivía en Irlanda e iba a casarse, mas en plena boda sufrió un desmayo, cancelándose la suntuosa fiesta.
“¡Qué extraño sueño!” -dijo al despertar, desmayándose nuevamente. La examinaron notables médicos, pero ninguno pudo sanarla. Días después - en un descuido- desapareció.
Su esposo la buscó en vano, hasta que en una lejana isla una Voz le dijo: «El rey gnomo Finvarra la retiene. Cava aquí y la hallarás». Con cuatro isleños cavó hasta muy tarde; pero al alba todos se asustaron, viendo que en la tierra no aparecía el hoyo avanzado. Al otro día pasó igual. Ya iban a desistir, pero el esposo captó un nuevo mensaje: “Finvarra le tiene terror a la sal”.
Esto los animó a cavar por tres días y cada noche le rociaban sal al hoyo. De pronto, alguien gritó:
“¡Nos acercamos, pues algo retumba!”. Y la voz de Finvarra surgió del fondo de la tierra:
“¡Alto! ¡Tomen las palas y váyanse! Les prometo devolver a Luna”.
Si la pala humana tocaba su palacio, su reino acabaría.
Entonces la vieron: un caballo traía a Luna, más bella que nunca, pero sin poder hablar.
Pasó un año así y el esposo captó un nuevo mensaje: “Finvarra, retiene su corazón - decía - para recuperarlo busca en sus ropas un pasador de oro: quémalo y arroja sus cenizas».
Así lo hizo. Luna recuperó el habla, mientras que Finvarra huyó, viejo y derrotado. Ella no recordaba nada del reino de los gnomos,
Sólo así la pareja pudo ser feliz hasta la eternidad.
FIN

Tradicional Cuento Irlandés
Fuente: ColecciónAmiguitos

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada