EL CAMINANTE HAMBRIENTO - RESUMEN


EL CAMINANTE HAMBRIENTO

Un viajero, teniendo que atravesar el desierto, colmó su saco de sabrosas frutas y otros víveres, para que no le escasearan durante la jornada.
Los primeros días iba gozoso y alegre. En vez de detenerse a recoger los frutos que la naturaleza ofrece en todas partes para alivio del viajero, seguía su camino, alimentándose de lo que llevaba en la alforja.
Al cabo de pocos días, llegó al desierto; ya no habían más árboles que diesen frutas, ni manantiales que brotasen agua; sólo se veía una extensísima llanura cubierta de arenas recalentadas por un sol abrasador, que excitaba una sed insaciable. Nada de esto aterraba a nuestro caminante, mientras requiriendo su alforja la veía henchida de comestibles y comía y bebía siempre que sentía el menor estímulo de sed o hambre.
Pasaron días y vinieron noches, y él veía disminuir el peso de la alforja, sin que por eso, redujese su ración diaria.
Al fin, consumiéronse las provisiones cuando estaba a la mitad del viaje, y allí fueron lamentos y llantos, sin que nadie los oyese. Después de muchas horas de sufrimiento, no pudiendo satisfacer el hambre ni la sed, expiró el pobre caminante, y las arenas del desierto, movidas por un viento impetuoso, cubrieron su cadáver.
Niño: Tú eres también caminante en la jornada de la vida, en el camino a la eternidad. Ahora es el tiempo de recoger frutos y atesorar sabiduría, pero si el trabajo te aterra y malgastas la primavera de tus años, llegarás al término de tu destino pobre de sabiduría y virtud, y más infeliz aún que el pobre caminante que pereció de hambre y sed en el desierto.

Marcos Arróniz
(Mexicano)

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada