DÍA DEL CONSUMIDOR - BELLOS CABELLOS


BELLOS CABELLOS

Escena I

(En una peluquería, hay un reloj que marca las once. Entra Laura, con el cabello largo, y la recibe Miguel, el peluquero.)

MIGUEL: adelante, tome asiento aquí, por favor.
LAURA: (Se Sienta.) Gracias. Creo que mi pelo está demasiado. Quisiera un corte nuevo, con algo de original y algo de sugerente.
MIGUEL: ¿Con algo de mi gerente? Pero, señora, mi gerente es pelado. ¿Qué quiere, que la rape?
LAURA: Lo que quiero es un buen corte de pelo. Y que me dé un aspecto más juvenil, más seductor; mimoso.
MIGUEL. ¿Su mozo?
LAURA. No, mimoso. Mi-mo-so.
MIGUEL. Señora, no soy su mozo, sino su peluquero.
LAURA. (Suspiro hondo.) Quiero un nuevo corte de pelo. ¿Qué me propone?
MIGUEL. (Pensativo.) Hum, veamos. Eso hay que estudiarlo. (Le pone las manos sobre la cabeza, le toma los cabellos, se los levanta y los deja caer de a poco.) Hum, ¿cortar? No sé. Espere un momento. (Inclino lo cabeza sobre la de Laura y apoyo una oreja sobre su pelo.)
LAURA. ¡Eh! ¿Qué hace?
MIGUEL. Me estoy concentrando en su cabello, para escuchar lo que necesita. Acá trabajamos así. Son las últimas tendencias internacionales en el cuidado del cabello.

(Levanta la cabeza.) Y lo que este cabello necesita, señora, no es un corte, sino una leve intensificación de color.

LAURA. ¿Le parece?
MIGUEL. Se lo aseguro, señora, relájese y deje su cabeza en mis manos.

(Laura cierra los ojos y Miguel empieza a trabajar.)

Escena 2

(El mismo lugar; pero el reloj marca las tres. Laura está roncando. Tiene la cabeza cubierta con una toalla. Miguel está al lado, de pie)

MIGUEL. (Palmea las manos.) Linda siestita, ¿no?
LAURA. (Despertando.) ¡Ya son las tres! Tengo que irme.
MIGUEL. ¡Llegó el gran momento! (Le retiro la toalla.)
LAURA. (Se miro en el espejo horrorizada.) ¿Qué es esto?
MIGUEL. Una hermosa tonalidad amarrojul.
LAURA. ¿Amarrojul?
MIGUEL. Sí, una combinación de amarillo, rojo y azul. El último grito de la moda.
LAURA. ¡Yo soy la que va a gritar! ¡Qué locura!
MIGUEL. ¿Qué lo cura? A esto no lo cura nada. No es una enfermedad, es un hermoso colorido.
LAURA. Mire, si dentro de cinco minutos su hermoso colorido no se ha ido, usted me las va a pagar.
MIGUEL. ¡Disculpe, acá la que va a pagar es usted!
LAURA. ¡Pero qué caradura! Si no me saca estos colores de mamarracho, no le pienso pagar.
MIGUEL. En un abrir y cerrar de ojos se lo podría dejar todo rojo.
LAURA. ¡De ninguna manera! Y lo que se va a cerrar es esta peluquería.
MIGUEL. Entonces, se lo podría dejar azulmarilo, una deliciosa mezcla de azul y amarillo.
LAURA. ¡Ni loca! ¿Qué se cree?
MIGUEL. Bueno, señora, decídase. No puedo estar con usted todo el día. ¿Qué color quiere? ¿Violeta, verde, turquesa?
LAURA. ¿Turquesa? ¡Me va a estallar la cabeza! ¡Quiere que me devuelva ahora mismo el color que tenía!
MIGUEL. Eso es imposible. Aquí usamos tintes de muy buena calidad, son excelentes y muy persistentes.
LAURA. (Furiosa, se levanto y mientras abre la puerta grito.) ¡Le voy a hacer juicio! ¡Voy a llevar esto a la corte!
MIGUEL. ¡Qué corte ni qué corte! Su cabello no pedía corte ... Y encima, se va sin pagar.

Adela Basch
Fuente: Santillana SerieFuturo

3 comentarios:

  1. que padre esta esta obra de teatro

    ResponderEliminar
  2. muy bien solo le hubbieras iventado el FINAL

    ResponderEliminar
  3. muii bueno este cuento lo leii en 5to gradooo i es mui gracioso

    ResponderEliminar