EL GNOMO - CUENTOS DE GNOMOS - LOS HERMANOS GRIMM


EL GNOMO

Era un rey con tres hijas que idolatraba a su manzano encantado: quien cogía una fruta se hundía bajo tierra. Un día su hija menor mordió una manzana, sus hermanas también, desapareciendo las tres. Desolado, el rey anunció que premiaría a quien devolviese a sus hijas con vida. Tres hermanos cazadores se organizaron: dos las buscarían en el bosque y el otro, en un castillo fantasma donde se presumía que podían estar.
Tanto al hermano mayor como al menor, a su turno, se les apareció un extraño hombrecillo que se mofó de ellos; pero el menor lo encaró y zurró por ser tan atrevido: «¡No me pegues que soy un gnomo! -le clamó-, y sé que las hijas del rey están en el fondo de un pozo. Sálvalas tú, pues tus hermanos son malos, te odian y quieren matarte... Lleva una cesta, un cuchillo y una campana».
Pero el cazadorcito, inocente, les contó todo a sus hermanos, llevándolos al pozo.
El mayor bajó primero y al minuto tocó la campana para que lo subieran. Igual pasó con el otro. Sólo él llegó al fondo, descubriendo a la princesa mayor peinando las nueve cabezas de un dragón. Valiente, se las cortó todas. Por la segunda hija del rey mató a un dragón de siete cabezas por la tercera, a uno que tenía cuatro.
Cuando debían subirlo los desalmados hermanos cortaron la cuerda, y al creerlo muerto obligaron a las princesas a decir que ellos las habían salvado; y como el cazadorcito no había usado la cesta -cuyo contenido desconocía- se salvó. En ella encontró una flauta mágica, que al entonarla hizo desfilar a miles de gnomos, ayudándolo a salir del pozo.
Corrió al castillo del rey y le reveló la verdad.
La cárcel retuvo a sus hermanos, y él se casó con la más bella de las princesas, siendo muy, pero muy dichosos.
FIN

Los Hermanos Grimm
Fuente: ColecciónAmiguitos

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada