EL CANGREJO QUE MORDIÓ AL TUCÁN - PATRIMONIO CULTURAL


EL CANGREJO QUE MORDIÓ AL TUCÁN

Los tucanes son unos pájaros de la selva amazónica que tienen un pico tan grande como su propio cuerpo. Con sus plumas rojas, amarillas y negras, los habitantes de la Selva fabrican hermosos adornos que se ponen en sus fiestas y bailes. Nos cuentan que, hace mucho tiempo, los tucanes, dando pequeños saltitos, bajaban de las ramas de los árboles, donde vivían, para beber agua de los ríos de la Selva. Así era antiguamente, pero ahora los tucanes beben de otra forma, de un modo muy diferente al resto de las aves.
Un buen día, cierto tucán que se pasaba el día cantando y tomando el sol sobre la rama de un frondoso árbol de la Selva, tuvo sed. Se bajó del árbol ayudándose de su enorme pico y se acercó a un riachuelo que pasaba cerca con la intención de beber un poco de agua y calmar su sed. El tucán se agachó y metió su larguísimo pico en el agua algo del riachuelo. Pero en ese preciso momento, un cangrejo rojo que vivía en el río bajo el agua, con sus tremendas pinzas mordió el pico del tucán. Y por más que el tucán chillaba y sacudía su pico, el cangrejo no le quiso soltar.
Desde aquel día, los tucanes ya bajan de las ramas de los árboles para beber agua. Ahora, al caminar por las trochas o senderos de la Selva, escuchamos a los tucanes cantando.
Nosotros sabemos que cantan así, porque llaman a la lluvia para que venga.
Y cuando llueve, los tucanes abren su gigantesco pico, tan largo y grueso como su propio cuerpo, y beben agua mirando al cielo.
Ya no toman agua de los ríos y riachuelos de la Selva, porque temen que les pueda morder otra ve« el cangrejo rojo con sus tremendas pinzas.
Por eso, nosotros los niños shipibos, cuando escuchamos cantar a los tucanes, nos avisamos unos a otros que muy pronto va a llover. Y acertamos.
(Relato shipibo)

Fuente: megaEditores

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada