CUENTO DE MEDIO AMBIENTE - ASADI

ASADI

En un poblado indígena de la Selva vivía una niña que se llamaba Asadi. Su nombre, en lengua nativa, quería decir: "La que tiene el corazón lleno de flores". Y el poblado se llamaba Aisalar, que significa: "Lugar donde los árboles tocan el cielo". Vivían felices en medio de la naturaleza. La madre Tierra les daba todo lo que necesitaban para vivir: agua, comida, plantas medicinales, vestido, cobijo, etc. Ella era su gran maestra de la vida.
Pero un día llegaron unos madereros al poblado. Iban acompañados de guardias armados, con la intención de cortar todos los árboles de aquel lugar.
Habían comprado sus tierras y les daban un día de plazo para marcharse de allí.
Esto indignó mucho al poblado entero. Sus antepasados siempre habían vivido en aquellas tierras. Ahora, unos extraños iban a quitárselas injustamente.
Pusieron a los niños a salvo y decidieron quedarse y hacerles frente. Pero a la mañana siguiente, por más que se opusieron no pudieron hacer nada. Todos fueron detenidos y llevados a la cárcel de la gran ciudad.
Asadi y los demás niños del poblado que lograron escapar, decidieron ir a la gran ciudad en busca de sus padres. Pero una vez allí nadie les hizo caso. Ni en el Ayuntamiento ni en el Palacio de Justicia les atendieron. Ni siquiera les dejaron ver a padres en la cárcel porque sólo eran niños
Como allí no podían hacer nada, Asadi decidió volver a su poblado, Aisalar. Una vez allí harían lo posible para que los madereros no cortaran los árboles de su tierra. Es lo que sus padres querían.
De camino al poblado, los niños discutían cómo se enfrentarían a los madereros, Se dieron muchas ideas; pero al Asadi propuso una que, aunque era muy arriesgada, a todos entusiasmó porque conocían los árboles de su tierra como la palma de su mano.
A la mañana siguiente, cuando los madereros fueron con sus motosierras y hachas dispuestos a cortar los árboles se llevaron una gran sorpresa. No podían dar crédito a lo que veían sus ojos. En lo más alto de cada árbol había uno o varios niños descansando entre sus ramas, con bolsas repletas de comida yagua. Por donde miraban o por donde iban había niños. Parecía como si entre las copas de los árboles hubieran caminos por donde los niños iban de un árbol a otro.
Estando así las cosas... no pudieron cortar ningún árbol. Pero esto no acabó ahí. Unos periodistas, avisados por varios niños del poblado, se enteraron de aquel suceso, y pronto todos los ciudadanos del país y del mundo entero supieron lo que estaba ocurriendo en Aisalar. Un lugar que no existía en el mapa. Los madereros tuvieron que marcharse; los padres de los niños salieron de la cárcel y volvieron a su tierra. Gracias a Asadi y a los demás niños, los árboles de su poblado pudieron seguir tocando el cielo.

Fuente: megaEditores

1 comentarios:

Anónimo dijo...

que bonito el cuento

Publicar un comentario en la entrada

 

Seguidores

Páginas Amigas

pedofilia-no.org EnCuentos.com - Cuentos Infantiles      Teatro, poemas, cuentos y libros de Milagros Oya      federacioneseditores

Cuentos infantiles Related Posts with Thumbnails

Directorios

Academics Blogs
Academics Blogs Mi Ping en TotalPing.com Peru Blogs Cárdenas.net Text Backlink Exchanges Soqoo Link Exchange Directorio Web - Directorio de Páginas Webs Intercambio de enlaces Free Backlinks Intercambio gratis de Enlaces Blogalaxia


Cuentos de Don Coco Copyright © 2009 Community is Designed by Bie