POEMA DE UNA GARÚA


GARÚA DE AGOSTO

Gotitas cristalinas,
puras y frías,
invaden la ciudad.

Gotitas milagrosas,
que al caer te mojan,
y hasta purifican al más pecador.

Gotitas que se juntan,
para dar vida,
alimentando semillas que han de crecer.

Gotitas que se van,
porque el sol llegó
y viajando están
con el nubarrón.

Paulina Santa Mamani Vargas

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada