POEMA DE LA LLUVIA


LA LLUVIA
Llueve incesante
sobre los sembríos,
las chacras lucen
alegres caretas
vegetales.

Los caminos
recuentan
sus gusanitos.

El cernícalo
se retuerce de hambre
es su plato
predilecto.

Llueve incesante
Sobre los sembríos,
cada roca
se siente
un agricultor,
cada hierba
una bandera.

Cada arroyuelo,
una serpiente
de color.

Sólo el viento
bajo los cobertizos
se retuerce
de punzante dolor.
Rosa Amelia Arocutipa Quispe

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada