TITO Y EL CAIMÁN - RESUMEN - FRANCISCO IZQUIERDO RÍOS

TITO Y EL CAIMÁN
Tito era un manco de la mano izquierda. Sin embargo era el más travieso del pueblo. Con el muñón golpeaba a todo el mundo.
Nunca estaba quieto.
"¡Manco! ¡Manco!" -le decían sus camaradas de la escuela en son de insulto, de burla, hasta que una tarde el maestro les relató en el patio la acción en que Tito perdió la mano, Tito y Vero fueron a arponear al pez paiche de los ríos. Iban por el río en una pequeña canoa: Tito en la proa y Vero en la popa.
La embarcación iba río abajo, pasando a velocidad por los sectores correntosos.
Debían pescar en un lago de selva adentro, donde había mucho paiche. Cuando llegaron al brazo de que une el caudaloso río con el lago, entrando en él como por un canal; este canal era tan estrecho que las ramas de los árboles chicoteaban la canoa, amenazando voltearla.
Tito y Yero eran expertos bogas. Con gran pericia sorteaban los peligros de pronto un inmenso claro, lleno de luz, hirió sus ojos: era el lago que, bañado por el alegre sol mañanero, semejaba un descomunal espejo dentro del bosque.
Una vez en el lago, los muchachos se aprestaron a pescar: Tito debía arponear y Vero manejar la canoa con el remo.
La canoa se deslizaba suavemente por el lago al esfuerzo de Vero, mientras que Tito, arrodillado, con el arpón en la mano y a ras del agua iba atento para prenderlo en el lomo del paiche que se presentara. Pero, inesperadamente un caimán saco a Tito de la canoa, mordiéndole el brazo, y lo hundió en el lago. Vero se quedó de pie, con el remo en la mano. Tito estaba luchando con el hambriento caimán en el fondo del lago.
Tito contenía la respiración, frustrando la intención del caimán de ahogarlo para conducirlo luego a comérselo en la orilla. De repente Tito se acordó que el caimán suelta al hombre, si éste logra trizarle los ojos con los dedos. Le hundió los dedos en los ojos. El saurio con el dolor, apretó las mandíbulas y destrozó el brazo al muchacho. Tito salió a la superficie chorreando sangre débil. Fue recogido en el acto por Vero. El caimán enfurecido y casi ciego, persiguió a los fugitivos.
Vero remando salvó su vida y la de su amigo. “¡Ese es Tito!”, terminó su relato el maestro, señalando al muchacho que sonreía satisfecho.

Autor: Francisco Izquierdo Ríos

Fuente: Cuentos Peruanos

8 comentarios:

Mozart on 17 de julio de 2011, 23:38 dijo...

Muy bonito trabajo para poder compartir con los docentes.

Amelia Pejerrey Campodónico dijo...

Gracias por este espacio, lo estoy aprovechando para leer las lecturas con los estudiantes de primaria en el aula de Innovaciones Pedagógicas; luego ellos deberan hacer la interpretación en diapositivas y presentarlos a sus compañeros.

Anónimo dijo...

bien bacan oe no ..................

Anónimo dijo...

eso es educativo.....

Anónimo dijo...

bien bacan oe

Anónimo dijo...

cheverangs

Anónimo dijo...

si bien

Anónimo dijo...

bonita istoria

Publicar un comentario en la entrada

 

Seguidores

Páginas Amigas

pedofilia-no.org EnCuentos.com - Cuentos Infantiles      Teatro, poemas, cuentos y libros de Milagros Oya      federacioneseditores

Cuentos infantiles Related Posts with Thumbnails

Directorios

Academics Blogs
Academics Blogs Mi Ping en TotalPing.com Peru Blogs Cárdenas.net Text Backlink Exchanges Soqoo Link Exchange Directorio Web - Directorio de Páginas Webs Intercambio de enlaces Free Backlinks Intercambio gratis de Enlaces Blogalaxia


Cuentos de Don Coco Copyright © 2009 Community is Designed by Bie