POEMA DE UNA MADRE DEL RECUERDO


UNA MADRE DEL RECUERDO

Lloraron sus bellos ojos ...
más lágrimas de alegría,
al saber que yo existía ...
cierto día que nací.

Fui creciendo entre sus manos,
entre sus manos tan suaves,
descubriendo qué es lo honrado,
que es lo justo, qué es lo bueno ...
me demostró las virtudes
de las personas sin fin.

Recapitulo siempre,
en su amor y en sus anhelos;
jamás yo me olvidaría,
de sus noches y desvelos.
Shirley Torres Del Castillo

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada