EL LIBRO DE LA SELVA - HORAS DE ALERTA


HORAS DE ALERTA

Al anochecer, los niños azuzaban a los búfalos que se levantaban pesadamente de los lodazales. Todos los días Mowgli hacía lo mismo y podía ver a Lobo Gris; enterándose así que Shere Khan aún no había vuelto. Entonces reposaba en la hierba, desoía los ruidos y soñaba con su paso por la Selva.
Pero un día no lo vio en el lugar convenido. Era la señal. Con un gesto de satisfacción llevó a los búfalos por el barranco. Lobo Gris estaba allí, con los pelos del lomo erizados.
Decidió esconderse durante un mes para despistarte
Lo vi anoche, con Tabaqui, siguiéndolo -dijo Lobo Gris, sofocado. Continua...

Rudyard Kipling
Fuente: Colección Amiguitos

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada