EL LIBRO DE LA SELVA - CLAUSTROFOBIA


CLAUSTROFOBIA

Mowgli rabiaba. Era su primera noche bajo techo. La paja era espesa, lo que le evitaría dormir mirando al cielo.
-De qué me vale ser hombre -pensó- si no los entiendo. Estoy sordo, ciego y mudo. Le pasaría esto a un hombre en la manada.
En la Selva aprendió muchos sonidos, por eso le fue fácil imitar a Messua, muchas, cosas.
Pero, tuvo problemas al acostarse; no quería taparse; era como caer en una trampa de panteras.
Así que, al cerrarse la puerta, huyó por la ventana y se tendió en la hierba que rodeaba la choza. Cerró los ojos, sintiendo el roce de un hocico suave. Continua...

Rudyard Kipling
Fuente: Colección Amiguitos

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada