EL LIBRO DE LA SELVA - CIUDADANO JOVEN


CIUDADANO JOVEN

A Mowgli le tenían sin cuidado las diferencias de clase de los hombres. Si el borrico del alfarero caía en un lodazal, él lo sacaba y ayudaba al hombre a ordenar sus vasijas y cazuelas.
¡Un escándalo! Cuando el cura lo reprendió, Mowgli lo amenazó con hacerlo montar en el borrico. El marido de Messua le consiguió trabajo para apacentar búfalos. ¡Excelente! Como ya aportaba, tenía derecho a asistir a las sesiones diarias que se hacían a la sombra una gran higuera. Allí estaban todos: el jefe, el vigilante, el barbero- un gran chismoso- y el viejo Buldeo, que poseía un arma de fuego. Todos fumaban. Continua...

Rudyard Kipling
Fuente: Colección Amiguitos

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada