ANIVERSARIO DE LA BATALLA DE JUNÍN 6 DE AGOSTO


Gloriosa Batalla de Junín

Motivo: Celebrar la victoria definitiva contra el dominio español.
Antecedentes: A inicios de julio de 1821, ante el ingreso a Lima del Ejército Libertador, el virrey La Serna abandonó la capital refugiándose en la Sierra, precedido por el general Canterac, con algo de 20 mil hombres.
Lucha continental: San Martín comprendió que requería la ayuda del Libertador Simón Bolívar que se encontraba en Guayaquil.
Retos: Allí, ambos conferenciaron los días 26 y 27 de julio de 1822, pero Bolívar no aceptó la colaboración de San Martín para combatir juntos a los realistas. El general argentino regresó entonces a Lima, instaló el Congreso Constituyente, renunció al cargo de Protector del Perú y se alejó del país.
Bolívar en Urna: Llegó en setiembre de 1823 y en febrero de 1824 le conceden la plenitud de los poderes, convirtiéndolo en Dictador del Perú.
Su misión: Se dedicó entonces a organizar el ejército necesario para enfrentar a los realistas, llegando a reunir unos 10 mil hombres bien preparados, con quienes se dirigió a la Sierra por la ruta de Huamachuco y Paseo, encontrando a las fuerzas españolas en las Pampas de Junín, en los primeros días de agosto.
La batalla: Sucedió la tarde del 6 de agosto de 1824. El general Canterac atacó a la caballería patriota, tratando de impedir que Bolívar se organizara.
Respuesta inmediata: El Libertador, que dirigía sus fuerzas desde un observatorio, en una elevación, ordenó a los generales Miller y Necochea que rodearan a los realistas, pero la batalla que se realizó con armas blancas, sin dispararse un solo tiro- iba resultando desfavorable a los patriotas.
Recuperación: Bolívar se retiró con los generales Sucre, La Mar, Santa Cruz y Gamarra, para tratar de reorganizar sus fuerzas.
Sabia decisión: Fue entonces que el mayor Andrés Rázuri, que llevaba órdenes al comandante Isidoro Suárez para que retirara a los "Húsares del Perú", al ver que se hallaba en una posición ventajosa, desobedeció la orden y dispuso con la aprobación de Suárez el ataque a los realistas por la retaguardia, haciéndolos huir precipitadamente y consumar la victoria.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada